lunes, 18 de junio de 2012

Láser, el nuevo aliado

La tecnología láser es una de las preferidas de la estética no invasiva. Las distintas opciones ayudan a curar lesiones de la piel, tensar y dar un rejuvenecimiento casi instantáneo.

Con la tecnología láserlos resultados se ven rápido, no requierencuidados especiales y mejoran el aspecto de la piel.



El tulum. LaDra. Lemel cuenta que “se habló muchísimo deláseres fraccionados, como el Tulium, aprobado el año pasado para el uso en dermatología, ya quese venía usando en urología y gastroenterología”.Está indicado para tratar cualquier tipo de manchas, atenuar arrugas finas, cicatrices,achicar poros y mejorar la textura en la piel detodo el cuerpo y la cara.

Entre los tratamientos no invasivos se imponen aquellos con tecnología láser: los resultados se ven rápido, no requieren cuidados especiales, curan enfermedades cutáneas y mejoran el aspecto de la piel. “Los efectos son excelentes. Los más nuevos tienden a dañar menos la piel generando la menor molestia posible y con tiempos de recuperación cada vez más breves. A su vez, hoy existen tecnologías que reúnen en un solo equipo más de una variedad de láser, con la posibilidad de alternar la aplicación de distintos tratamientos de manera complementaria con un resultado integral, pudiendo asociar sus acciones en una misma sesión. Es decir, menos sesiones, menos invasivas y con mejores resultados”, explica Velia Lemel, dermatóloga y directora del centro Piel & Láser, Dra. Velia Lemel. Uno de los beneficios que tiene es la precisión con la que trabaja: “La luz láser penetra a una profundidad muy exacta, controlada y homogénea, haciendo que el procedimiento tenga mayor seguridad y evita todo tipo de sangrado. Además, el calor generado promueve la formación de colágeno, dando como resultado un aspecto liso y uniforme a la piel que se regenera”, señala Sandra List, directora del Centro Médico List. De acuerdo a la profundidad de la lesión, actúa sobre las capas más superficiales o profundas de la piel. Entre las afecciones que pueden tratarse tanto en cara como en cuerpo están las manchas faciales, psoriasis, arrugas y surcos faciales, rejuvenecimiento cutáneo, acné y sus cicatrices, varices, arañitas y lesiones vasculares, cicatrices queloides e hipertróficas, depilación definitiva e inclusive remoción de tatuajes. Por otro lado, los tratamientos láser se pueden aplicar sobre todo tipo de piel, ya que la aparatología está diseñada para ajustar sus parámetros según las necesidades de cada paciente. Eso sí, los médicos recomiendan aprovechar la época del año con temperaturas más bajas para llevar a cabo estas terapias. “Definitivamente el invierno es el momento ideal para realizar estos tratamientos. En primavera o verano se pueden hacer tratamientos láser con menos intensidad y siempre hay que utilizar protección solar”, aclara Lemel. Por último, Mario Fucks, director médico de M&D Dermacycle, dice: “La recomendación más importante es que los pacientes sean atendidos por médicos que estén capacitados en esta tecnología para evitar problemas posteriores. Aparte de ese punto no requiere cuidados especiales por parte del paciente. Sí se recomienda que el paciente tenga cuidado con el sol después del tratamiento”.
JFraxel. Suaviza arrugas finas y cicatrices, devuelve el brillo a la piel, restaura la piel fotodañada, mejora las cicatrices de acné y poros. Se obtiene una mejora de manchas, arrugas finas, poros dilatados y suaviza la textura de la piel. También estimula el crecimiento de nuevo colágeno dejando la piel más suave, sana y firme al tiempo que mejora el tono, el color y la elasticidad, cicatrices, estrías y signos de envejecimiento prematuro. La tecnología fraxel –con sus distintas variaciones– genera miles de perforaciones microscópicas en la piel, dejando las áreas alrededor de cada “punto” intactas. Apuntacon precisión hacia áreas microscópicas de la piel, utilizando columnas de energía láser enfocadas a eliminar las células cutáneas viejas y dañadas y penetra más allá de la superficie de la piel. Al tratar la dermis, la piel por debajo de la superficie, estimula el proceso de cicatrización natural del cuerpo, el cual se encarga de reemplazar la piel dañada con piel radiante y sana. Se realiza en cualquier parte del cuerpo y es para todo tipo de piel. Se obtienen resultados inmediatos y a largo plazo. El tratamiento que utiliza la tecnología láser de CO2 en forma pixelada requiere una única sesión, aunque en casos especiales se puede repetir a los seis meses. Con el láser de Tulium (ver recuadro) se aconsejan de una a tres sesiones separadas por un intervalo de dos a cuatros semanas. Algunos también lo combinan con láser Nd YAG. (Desde US$ 500, Centro ByS, Estética Seleme, Romedical Art, Piel & Láser Dra. Velia Lemel, M&D Dermacycle, BioZone, Centro Chouela, Lasermed, Centro Médico List).
JLápiz electrónico. Elimina arañitas, angiomas y manifestaciones de la rosácea de todo el rostro al instante y para siempre con sólo ser apoyado sobre la piel de cualquier zona de la cara. No produce dolor ni molestias, por lo que no requiere anestesia local. Se recomiendan entre una y cuatro sesiones de aproximadamente media hora ($ 2.000, Dr. Víctor Goldsmit).
JIPL Tríos. Es un sistema de luz pulsada que aplica, de forma suave y segura, destellos concentrados de luz que estimulan la producción de colágeno y promueven la reestructuración de la piel, tratando imperfecciones como las manchas de sol y las propias de la edad, los poros abiertos, además de las arrugas y la piel laxa. Se recomiendan cuatro sesiones ($ 1.200 por sesión, Centro Bace, Piel & Láser Dra. Velia Lemel Dra. Cristina Sciales).
JSkinLight. Combina dos tecnologías: la luz pulsada, para eliminar las manchas del rostro y manos, y el Accent XL, que tensa la piel produciendo colágeno para lograr un efecto lifting, sin dolor y de rápidos resultados. El tratamiento le devuelve juventud y luminosidad a la piel. Se recomiendan entre dos y cuatro sesiones, dependiendo de cada paciente, y la duración de cada sesión es de una hora y media aproximadamente. Las sesiones se deben realizar cada 30 días y una vez finalizadas se recomienda el uso de una crema específica para cada tipo de piel, para seguir prolongando el efecto del tratamiento ($1.725 4 sesiones, Juárez Alday). JResurfacing con láser. Consiste en la aplicación del láser sobre la piel con el objeto de exfoliar las capas más externas. Es un tratamiento no invasivo, indoloro y de excelentes resultados desde la primera sesión. De acuerdo a la edad de la paciente y del grado de envejecimiento cutáneo se recomiendan de tres a cinco sesiones. Se usa para mejorar el aspecto de la piel dañada por el sol, disminuir arrugas, mejorar cicatrices de acné o varicela y quitar manchas. Al eliminar las primeras capas de piel da comienzo al proceso de regeneración del tejido, que muestra una textura más suave, lisa y juvenil (3 sesiones $ 1.500, Esencia).
JSpectraPeel. Es un nuevo sistema láser de Nd YAG para sanar las lesiones de la piel. Está indicado para tratar el acné. Es suave, eficaz y efectivo. Cura la sintomatología aguda, alivia las molestias y ayuda en la prevención de la recurrencia del acné. Su mecanismo es dual, posee efecto fototérmico y produce peeling fotomecánico. Sus cuatro longitudes de onda pueden remover de manera fotomecánica las lesiones de la piel. Normaliza la superficie cutánea, achica el diámetro de los poros dilatados y el enrojecimiento cutáneo, mejora el tono, el color y la tensión de la piel, normaliza la proliferación epitelial, esteriliza las lesiones, elimina la bacteria que las produce y reduce de manera notable el número de lesiones. Con esta tecnología se puede tratar todo tipo de acné (inflamatorio, agudo y crónico en adolescentes y adultos con cambios hormonales). Se recomiendan seis sesiones, una por semana, de quince minutos cada una. Su efecto es de larga duración pero no definitivo, por lo que es necesario una sesión de mantenimiento cada tres meses (desde US$ 200 por sesión, Centro Bace).
JLáser Q-Switched. Trabaja específicamente para la remoción de pigmento, por eso es ideal para quitar manchas y tatuajes. Usa dos longitudes de ondas que permiten quitar las manchas más claras y las oscuras respectivamente. A su vez, trabaja sobre lesiones dérmicas como hiperpigmentación postinflamatoria y epidérmicas como lentigos,($2.800 la sesión, Lasermed).
JPixel RF. Combina la radiofrecuencia unipolar con la tecnología láser fraccional y la de microplasma. Es un sistema no invasivo que puede tratar en forma efectiva las estrías y cicatrices de acné sin hacer una ablación de tejido. También ayuda a tensar, rejuvenece r la superficie de la piel y reducir las arrugas. De cada punta (píxel) en contacto con la piel y el aire se forma un arco de microplasma que crea en forma controlada múltiples microperforaciones y zonas de daño térmico en una mínima porción de piel de la zona a tratar. El tejido no afectado comienza el proceso de reparación a través de las células intactas de la piel circundante, fibroblastos y células epidérmicas. El tensado y suavizado de la piel se produce gracias a la generación de nuevo colágeno. Se recomiendan entre tres y cinco sesiones que deben realizarse cada tres semanas. Los resultados se notan desde la primera sesión. El cambio es progresivo y al finalizar el tratamiento se reducen notablemente las cicatrices y mejora la calidad y textura de la piel. Además, la superficie de la piel se vuelve más suave y firme. Durante el tratamiento no debe exponerse al sol sin protección (desde US$ 150 por sesión, M&D Dermacycle, Piel & Láser Dra. Velia Lemel).


Textos: Lucía Fernández Núñez. Producción: Dolores Varela. Fotos: Soledad Rubio.  


http://www.parati.com.ar 


 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te leo...

Seguidores